• Guate

Sigue la Ruta del Yalú para despeinarte o encontrar paz

  • Por Fredy Hernández

En este paseo vas a ordeñar vacas, cortar moras, hacer canopy y escalar muros. ¿Dónde? La finca Ruta del Yalú te ofrece todo esto que, probablemente, debas regresar varias veces, o quedarte a dormir para tener toda la aventura.

¿Por dónde empezar? La primera actividad que te recomiendan es hacer canopy, la cual consta de cinco líneas entre dos montañas: subes a la cima de una y el guía te indicará cómo lanzarte si es tu primera vez.

  • MIRA TAMBIÉN:

Probablemente sientas un poco de temor al ver la altura, tú decides si te atreves. Yo lo intenté, pero no pude despegar los pies del suelo, el vértigo fue mi enemigo. Probé en el Canopy Kids, una línea de 25 metros de largo por tres metros de altura, y sentí más confianza.

Recuerda vestir ropa y zapatos para la aventura.

Pablo Ávila, el anfitrión, sugirió luego del canopy hacer bicicleta de montaña por la finca. Esto tuvo mejor resultado, pues te permite bajar y subir por senderos de la finca durante una hora. En el recorrido se observan aves y ganado.

Un descanso

Pablo nos condujo a una plantación de moras donde nos enseñó a cortar los frutos, la tarea requiere de cuidado para no pincharte con las espinas de la planta. En una pequeña palangana echamos cuantas pudimos para llevar a casa.

Reservamos algunos frutos para prepararnos un delicioso licuado en el comedor.

Muy cerca se encuentra el establo y ahí los becerros, los cuales al notar la presencia de Pablo se acercaron rápidamente a la puerta; sabían que era la hora de comer. 

Uno a uno fueron tomando su alimento y los más nobles se dejaron acariciar. 

Por el corto tiempo nos perdimos la oportunidad de aprender a ordeñar a vacas en la Ruta del Yalú, una de las actividades que más atrae a los niños que la visitan.

La hora de la comida se acercaba y Pablo nos llevó al estanque donde el reto era nuestro almuerzo: truchas. La experiencia te reta a realizar tareas que muchos no han intentado en la vida.

También puedes escalar

Pablo nos puso un reto físico más, escalar una pared de 10 metros de de alto. Con mi 1.60 metros de altura y mi robustez me fue difícil cumplir el reto, aunque logré subir la mitad de la roca.

Si estás acostumbrado a las exigencias físicas, esta aventura será pan comido para ti. Tienes 30 minutos para escalar cuantas veces quieras.

Finalmente, un paseo a caballo cerró el día de aventuras durante esta visita antes de volver a la ciudad. De haber tenido el día libre, seguro habríamos descansado en una de las cabañas.

Puedes rentarlas por Q400 de domingo a jueves y Q500 los viernes y sábados. Las más grandes tiene capacidad para 11 camas, las restantes cuentan con nueve, así como baño y ducha privada. ¿Prefieres acampar?, también se puede.

La finca Ruta del Yalú se encuentra en la aldea San José Yalú, en el kilómetro 43 de la ruta Interamericana, entrada a Sumpango, a mano derecha si de la capital te conduces a Chimaltenango. Debes adentrarte 8 kilómetros de los cuales solo una parte tiene concreto, el resto es terracería. Puedes ingresar con cualquier tipo de vehículo hasta el lugar.

Debes ir con los ojos muy abiertos, ya que hay túmulos poco visibles.

La entrada a la finca es de Q40 por persona y cada actividad tiene un costo que va de Q35 a Q150. Lo recomendable es llevar ropa y calzado adecuado para caminar y para la aventura, también un suéter, pues por las tardes se torna frío el clima.

Hay comedor con horarios establecidos de servicio y no puedes ingresar bebidas alcohólicas.

23 de febrero de 2018, 05:02

Comentar
cerrar