• Política

Temen unión de poderes para frenar lucha contra la corrupción

  • Por Jessica Gramajo
El presidente Jimmy Morales aseguró que no se dejará presionar por lo poderes fácticos durante su discurso de informe de Gobierno. (Foto: Wilder López/Soy502)

El presidente Jimmy Morales aseguró que no se dejará presionar por lo poderes fácticos durante su discurso de informe de Gobierno. (Foto: Wilder López/Soy502)

Luego de que el mandatario Jimmy Morales y el presidente del Congreso, Álvaro Arzú Escobar, ofrecieran sus discursos, politólogos temen que ambos enviaron mensajes de unión de fuerzas que pretenden acabar con la lucha contra la corrupción.

En su discurso, Morales aseguró: "Los poderes legítimos republicanos se eligen en las urnas y lo elige el pueblo, y ese poder debe de ser ejercido por quien elige el pueblo, no por presiones mediáticas ni fácticas".

  • TE PUEDE INTERESAR

Mientras que minutos antes, Arzú indicó: "Vamos a escuchar a la ciudadanía, a la Comunidad Internacional y a grupos organizados. Eso sí, no vamos a permitir que intenten decidir por nosotros, que traten de dictarnos qué debemos hacer, bajo medidas de hecho o de presión".

Los dos comentarios fueron considerados como una unión de fuerzas entre el Ejecutivo y el Legislativo, ahora que asumió Arzú, y ambos poderes juntos en contra de quienes han impulsado la lucha contra la impunidad y la corrupción.

Cristhians Castillo, politólogo del Instituto de Análisis e Investigación de los Problemas Nacionales (Ipnusac), indicó: "Ese mensaje es de fuerza y podría referir una articulación de fuerzas de ambos de cara a todos los señalamientos que hay en su contra o contra sus familiares, pues Morales no sólo tiene sus propios problemas, sino que también el de su hermano y su hijo; mientras que Arzú, tiene los de su papá".

  • AQUÍ TE LO INFORMAMOS

Para Hellen Mack, de la Fundación Myrna Mack, la ciudadanía está decepcionada, más cuando se ve cómo los políticos se unen por un bien común, que es continuar entre la corrupción, sin tener ninguna consecuencia.

"Son discursos propio de la vieja derecha. El contenido es una especie de mensaje propio de la oligarquía guatemalteca que ahora trata de recobrar sus brillos. Ahora son aliados con los capitales emergentes de los políticos que se han hecho de recursos económicos a base de la corrupción", manifestó el politólogo Renzo Rosal.

Agregó: "Me parece que establecieron como un banderazo de salida entre ambos poderes del Estado, donde están diciendo que van a cerrar filas y no se van a dejar imponer nada de la sociedad, ni de donde venga".

Más de ocho cuadras fueron acordonadas por los agentes de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS), luego los manifestantes fueron expulsados con lacrimógenas. (Foto: Wilder López/Soy502)
Más de ocho cuadras fueron acordonadas por los agentes de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS), luego los manifestantes fueron expulsados con lacrimógenas. (Foto: Wilder López/Soy502)

Rosal indicó que el mensaje que se envió con la colocación de un fuerte contingente de seguridad alrededor del congreso estuvo muy acorde con los discursos, ya que se le dijo a la población que no van a permitir ninguna manifestación y que ahora utilizarán la fuerza, acciones "propias de guerra, de autoritarismo, de prepotencia, de impulsar la mano dura. Es decir, esa historia de la plaza ya quedó atrás, ya no les asusta".

Ausencias

La ausencia de la fiscal General, Thelma Aldana, y del comisionado de la Cicig, Iván Velásquez, a la sesión solemne, también fue vista como un mensaje claro de alejamiento.

"Si fueron invitados y no llegaron el mensaje fue directo, porque lo que se vio entre el jueves con la elección de la Junta Directiva y hoy con los discursos, fue una articulación de fuerzas entre poderes señalados", manifestó Castillo.

Para Rosal, Aldana y Velásquez lo que hicieron fue tomar distancia ante las acciones legales que enfrentan ellos mismos o sus familiares.

  • NO DEJES DE LEER

Detienen a la esposa del narcotraficante más poderoso de México

14 de enero de 2018, 20:01

Comentar
cerrar