*Causa ajena al COVID-19

  • Política

Los cinco préstamos millonarios que Jimmy dejó en el olvido

  • Por Jessica Gramajo
18 de febrero de 2020, 04:02
El presidente Jimmy Morales dejó el cargo el pasado 14 de enero. (Foto: Archivo/Soy502)

El presidente Jimmy Morales dejó el cargo el pasado 14 de enero. (Foto: Archivo/Soy502)

Siete préstamos esperan ser aprobados en el Congreso. Pero no son los únicos que se quedaron esperando. Durante el gobierno de Jimmy Morales, hubo nueve créditos que contaron con autorización del Legislativo, pero cinco de ellos no pasaron el 50% de ejecución. Incluso, uno solo tuvo un avance financiero del 1.5%.

Según una información a la que tuvo acceso Soy502, el crédito con menor ejecución fue uno destinado al combate de la desnutrición crónica y que estaba a cargo, en un 75%, del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social que, al momento de su autorización, estaba dirigido por el exministro Carlos Soto; y otro 25%, del Ministerio de Desarrollo Social, que era dirigido por Carlos Monge, allegado directo a Morales.

  • TE PUEDE INTERESAR:

"Crecer Sano" es el nombre del proyecto. Este sería financiado con 100 millones de dólares (unos 760 millones de quetzales) que otorgó en préstamo el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF). El recurso financiero fue suscrito en mayo del año pasado.

Con este proyecto se pretendía implementar una Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica. Se invertiría principalmente en los departamentos de Alta Verapaz, Chiquimula, Huehuetenango y Quiché, en una primera fase, y otra en Sololá, San Marcos y Totonicapán, pero hasta el momento sólo se ejecutó un 1.5%, pese a que ya se están pagando intereses y comisiones por el uso del crédito.

No es el único. Según el reporte del Ministerio de Finanzas Públicas (MFP), en 2016 se firmó un convenio con el Gobierno de Alemania, quienes a través de la agencia de Cooperación Alemana (KfW), financiarían el Programa de Educación Rural que pretendía beneficiar a estudiantes de 21 departamentos con una inversión de 21 millones de euros (alrededor de 190 millones de quetzales).

Sin embargo, sucedió lo mismo que con el combate a la desnutrición: Nada. El préstamo fue aprobado en octubre de 2016 y sólo se ejecutó un 18.1%, pese a que contemplaba la construcción de seis edificios y remodelación y ampliación de otros 15, con lo que pretendían abrir más oportunidades para que más jóvenes estudiaran.

Créditos en cola

Cada año el Gobierno debe de pagar una suma millonaria de dinero en pagos de capital, intereses, comisiones y gastos. De acuerdo con datos del Banco de Guatemala el saldo de la deuda externa asciende a 9,068.3 millones de dólares (Q69.3 mil millones).

Aunque analistas y autoridades de Finanzas aseguran que Guatemala sigue teniendo capacidad de pago, más del 25% del Presupuesto del Estado se utiliza para pagar la deuda pública extranjera e interna (Bonos del Tesoro).

A pesar de los créditos que no se han ejecutado, el Congreso tiene engavetados siete préstamos que ya tienen dictamen favorable por la Comisión de Finanzas y Moneda que, autoridades del nuevo Gobierno pretenden incluir el la ampliación presupuestaria que están elaborando y que podrían presentarla en las próximas semanas.

Uno de ellos corresponde al programa de Inversión y Modernización del Sector Justicia por 300 millones de dólares (unos 2.28 mil millones de quetzales), con el que se pretende fortalecer las capacidades del Ministerio de Gobernación, del Instituto Nacional de Ciencias Forenses y del Instituto de la Defensa Pública Penal.

Pero también hay dos de apoyo presupuestario, es decir, que el Gobierno puede utilizar los recursos para lo que más les convenga, pese a que la Constitución y la Ley del Presupuesto obliga a que los préstamos se utilicen únicamente para inversión, pues se considera que el costo traerá un beneficio, hecho que no sucede cuando se utiliza para el pago administrativo como salarios. Estos dos préstamos suman 450 millones de dólares, es decir 3.42 mil millones de quetzales.

Erick Coyoy, economista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies), explicó que regularmente los créditos no suelen ejecutarse con mayor ahínco, debido a la falta de eficiencia de las instituciones que deben ejecutarlas y porque tienen muchos controles de transparencia.

"No les interesa ejecutar los préstamos porque los Gobiernos o bancos que hacen el préstamo tienen muchos controles de transparencia. Regularmente prefieren los Bonos del Tesoro porque no tienen que rendir cuentas a nadie", criticó Coyoy.

Además, recordó que uno de los principales problemas es que, aunque el crédito no se utilice, el Estado de be de pagar comisiones y atrasos de ejecución, lo que significa un costo extra, "no es mucho, pero son recursos que deberían de invertirse para mejorar las condiciones del país", indicó.

  • NO DEJES DE LEER:

Comentar
cerrar