*Causa ajena al COVID-19

  • Vida

Mascarillas no tapan ventilación natural ni ocasionan daños

  • Por AFP
30 de junio de 2020, 11:06
Las mascarillas no matan a las personas, como cuenta un falso rumor en Facebook. (Foto: PXHere)

Las mascarillas no matan a las personas, como cuenta un falso rumor en Facebook. (Foto: PXHere)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que el uso de cubrebocas “forma parte de un conjunto integral de medidas de prevención y control que pueden limitar la propagación de determinadas enfermedades respiratorias causadas por virus, en particular la COVID-19. Sirven también para proteger a las personas sanas o para el control de fuentes”.

La OMS también indica los posibles riesgos del uso de mascarillas, mencionando la falsa sensación de seguridad, “dermatitis irritativa o empeoramiento del acné”, eventuales dolores de cabeza, entre otros. Sin embargo, no menciona que tapen el “sistema de ventilación natural” ni que maten lentamente a los usuarios.

Además, los Ministerios de Salud recomiendan que las personas contagiadas usen mascarilla.

Un estudio publicado por la revista científica The Lancet el pasado 1 de junio, concluye que el uso de mascarillas y otros elementos de protección personal reducen significativamente el riesgo de contagio del COVID-19.

Sin embargo, las mascarillas han sido blanco de numerosas publicaciones en redes sociales, donde usuarios han asegurado que son dañinas, que provocan hipoxi y que aumentan la concentración del dióxido de carbono en la sangre, entre otras desinformaciones que ya han sido verificadas por AFP Factual.

Con las mascarillas “la respiración anda libremente”, dijo Emilio Herrera, médico y docente del programa de fisiopatología de la Universidad de Chile, en esta nota. Explicó que las mascarillas quirúrgicas y otras certificadas no derivan en problemas respiratorios: “Solo se dificulta [la respiración] cuando se aumenta el espacio muerto, que es un espacio que no hace intercambio. Eso pasaría poniendo un tubo o una manguera”.

Además, en esta publicación de la AFP, Herrera mencionó que las mascarillas no provocan falta de oxígeno (conocido como hipoxia): “Para eso, tendría que ser una mascarilla sellada en toda nuestra piel. Lo que limitan las mascarillas son el paso de moléculas más grandes”.

Por su lado, el epidemiólogo del Instituto Nacional de Salud de Colombia, Carlos Pinto, añadió que las mascarillas quirúrgicas son lo suficientemente porosas “como para permitir el paso de moléculas de gas, como el CO2 y el oxígeno, y no perjudica significativamente el intercambio de gases hasta el punto de causar problemas de salud”.

Un usuario que publicó una imagen que se viralizó, añadió que “La libertad de respirar libremente está estipulada en los Derechos Humanos”. No obstante, la Declaración Universal de los Derechos Humanos no hace referencia al respecto en ninguno de sus artículos.

La publicación viralizada también muestra dos imágenes: Por un lado, una ilustración del cuerpo humano que se puede encontrar en Google Imágenes escribiendo “partes del sistema respiratorio” (1, 2). La segunda, de acuerdo a una búsqueda inversa, corresponde a una escena de la película “Superdetective en Hollywood”.

En conclusión, es falso que las mascarillas son dañinas para la salud y que pueden matar a las personas que la usan. Autoridades sanitarias y expertos recomiendan usarlas para evitar la propagación del COVID-19.

“Urgente, no usen las mascarillas, están matando a la gente lentamente, tapando el sistema de ventilación natural del ser humano”, dice una publicación del pasado 13 de junio en Facebook y compartida por más de 20 mil 500 usuarios. Sin embargo, autoridades sanitarias han recomendado usarlas para prevenir el contagio del COVID-19 y expertos consultados por la AFP han explicado que no son dañinas para el cuerpo humano.

“Si a un carro le tapas el tubo de escape, el motor se apaga. Urgente una ley que libere a los peruanos del uso de las mascarillas”, continúa la publicación en Facebook que incluye una imagen del cuerpo humano y de un automóvil en el que alguien tapa el tubo de escape con una fruta.

TE PUEDE INTERESAR: 

Comentar
cerrar