• Política

La piñata de Casa Presidencial: millones perdonados a morosos

  • Por Roberto Caubilla
Los últimos presidentes perdonaron más de 647 millones de quetzales en multas. (Foto: Soy502)

Los últimos presidentes perdonaron más de 647 millones de quetzales en multas. (Foto: Soy502)

Conocer cuántas multas y sus montos perdona el Presidente es toda una odisea. Y eso sin solicitar el nombre de los beneficiados, que va en contra de la Constitución.

Pese a los alardes de transparencia, las autoridades se excusan en que la Carta Magna prohíbe la revelación de documentos y archivos sobre pago de impuestos, tasas y contribuciones.

Así que este tema se convierte en todo un tabú con el que los mandatarios, desde la sombra, aprovechan a perdonar multas millonarias por pago de impuestos a sus amigos y conocidos, como si de una piñata se tratara, en la que varios esperan su turno.

  • RECUERDA EL CASO:

De ahí que la única forma de conocer algunos casos sea a través de filtraciones. El último escándalo que se destapó fue en mayo de 2018 cuando Jimmy Morales autorizó perdonar 7.5 millones de quetzales a la empresa de seguridad Particular Elite S.A. que pertenece a un extrabajador de la Secretaría de Coordinación Ejecutiva de la Presidencia.

Pero este no es el único “premiado” del año. En el primer semestre, Morales exoneró 216 casos más y en total sumaron Q15.4 millones en multas perdonadas.

Después de una prórroga a una respuesta de información pública, una respuesta negativa, un recurso de revisión, un nuevo rechazo, una denuncia en la Procuraduría de Derechos Humanos, una nueva solicitud de información y una nueva prórroga, se puede confirmar que desde la administración de Álvaro Arzú se han perdonado desde Casa Presidencial al menos Q647.7 millones.

Y la cifra es aún mayor porque en la propia respuesta se informó de que se autorizaron 338 solicitudes sobre las que no hay información de los montos.

Berger, el rey del perdón

La respuesta de la Secretaría General de la Presidencia señaló al expresidente Óscar Berger como el que más usó su facultad para perdonar multas. En total, entre 2004 y 2008 autorizó 2,554 solicitudes por un total de Q287 millones.

La mayoría se concentran en su último año antes de perder esa capacidad que le concede el artículo 183 inciso R de la Constitución.

  • UN MUNDO DESCONOCIDO:

Aunque cualquier ciudadano puede solicitar la exoneración al presidente de turno, Marvin Flores, de Acción Ciudadana, indicó que los mandatario usan este tipo de poder constitucional de manera subjetiva y sin evaluar los casos inclinándose hacia quienes le dieron su apoyo.

“Cada presidente tendrá su propia inclinación hacia determinado sector por vínculos familiares, empresariales o temas de financiamiento. En el caso de Berger, tiene una vinculación directa con los grupos de poder que les apoyaron”, expresó.

Un dinero perdido

El economista Abelardo Medina, del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, defendió que el tratamiento debería desaparecer porque afecta a los contribuyentes responsables.

“Este tratamiento especial es algo que ya no debería existir y está en contra de los sistemas tributarios modernos; simplemente habría que eliminarlo porque no es un tratamiento general y produce efectos negativos sobre la moral tributaria”, indicó.

Medina compara el trato de favor con las épocas monárquicas. No obstante, consciente de las dificultades que supone una reforma constitucional, sugirió que debe ser el propio Jefe de Gobierno el que opte por no usarlo.

Cuando la gente mira que le están perdonando multas a otros, se cuestiona seguir pagando sus impuestos.
Abelardo Medina
, economista

El economista añadió que con ese dinero que no llegó al Estado se podría haber salvado a enfermos, mejorado la infraestructura o aumentado la calidad educativa.

“Por ejemplo, ahora los médicos están pidiendo un aumento de salario que están evaluando. Hay un impacto muy severo, cuando perjudica directamente al Estado debería dejar de hacerse”, opinó.

Las exoneraciones

Para que un contribuyente pueda aplicar a la exoneración presidencial, primero debe incumplir una o varias obligaciones de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT). Luego presenta la solicitud en la Secretaría General de la Presidencia dirigida al mandatario y le dan trámite.

La norma incluye perdón tanto para multas administrativas como para casos ya judicializados y las multas, normalmente, suelen triplicar el valor del impuesto no pagado.

Cabe recordar que la exoneración solo aplica para multas e intereses y que no siempre es total, sino que el presidente también puede aplicar un porcentaje de exoneración.

Fuentes internas de la SAT, que prefirieron mantenerse en el anonimato indicaron que la política de Gobierno para incentivar el cumplimiento tributario, desde 2016 optaron por aplicar para todas las solicitudes una exoneración del 50%.

No obstante eso también se aplicó para los casos que estaban judicializados y que incluyeron a allegados a la administración.

Períodos de amnistía 

Los últimos siete presidentes del país aplicaron diferentes períodos de exoneración para que los contribuyentes se pongan al día con la autoridad tributaria.

  • EL ÚLTIMO JEFE DE SAT:

Durante estos períodos, los contribuyentes morosos no enviaron sus solicitudes a Casa Presidencial y tuvieron la oportunidad para ponerse al día en la SAT.

El último proceso fue en 2017 y la SAT logró recaudar Q1.2 mil millones.

Ese mismo año fue el que el directorio de SAT removió a Juan Francisco Solórzano Foppa por no alcanzar la meta de recaudación. La brecha fue de 167 millones de quetzales, que hubiera sido menor si Jimmy Morales no hubiera perdonado Q20 millones ese año.

13 de agosto de 2018, 05:08

Comentar
cerrar