• Voces

Pasar de "fíjese" a "le cuento"

  • Por Julio Serrano Echeverría
María Consuelo Porras fue electa Fiscal General en mayo de 2018. (Foto: José López/Soy502)

María Consuelo Porras fue electa Fiscal General en mayo de 2018. (Foto: José López/Soy502)

El origen de la palabra es revelador. Fijar viene del latín figĕre “clavar”, es decir que el “fíjese” en realidad es un “clávese” y todos sabemos que es justamente eso lo que significa.

Detrás del “fíjese” viene alguna de las manifestaciones cotidianas del Apocalipsis.

Es el colmo del descaro. Fíjese que sí pero hasta para el martes se lo tengo listo. Fijate que te llamé pero no entró la llamada. Fijate que no pude porque me agarró el tráfico. Fíjense que traté pero no pude.

Sin embargo le concedo a esta palabra no ser la causa sino el efecto. En realidad, es una construcción retórica que encontramos los guatemaltecos para resolver dos lamentables vicios culturales: la incapacidad de decir las cosas de frente y la búsqueda de evadir las responsabilidades.

La identidad incluye también sus propias taras. Es bastante desagradable decirlo y aceptarlo pero, efectivamente, somos una sociedad que no sabe decir las cosas de frente. 

Un ejemplo cotidiano es el excesivo protocolo para pedir algo. “Buenastardesdisculpelamolestiaseráquemepodríahacerelfavordeprestarmesulapicerounratito”. Nuestra cultura altamente protocolaria tiene también detrás este evitar decir las cosas claras.  “¿Me presta su lapicero, por favor?”.

Uno entiende que hay que ser cuidadosos y que no siempre se puede afirmar con certeza. Digamos la diferencia entre una Fiscal General titubeante en sus primeros días versus una que dice: “Manifiesto que como MP estamos cumpliendo con el pueblo guatemalteco con nuestro mandato, todo bajo el amparo de la Constitución", algunos minutos después de haber hecho público que solicitan un nuevo antejuicio contra el presidente Jimmy Morales. 

Básicamente, el “fíjese” es el sustituto de algo no hecho. De ahí que uno entienda que recién llegada la fiscal general Consuelo Porras sonara con demasiada frecuencia a un “fíjese “. 

Hay que entender que la carga laboral es bastante salvaje en un puesto como ese, pero también que la coyuntura no le va a perdonar ninguna forma de parálisis. También hay que entender que una institución no se detiene por un cambio de administración. O no debería.

Y a los fiscales que no paran, que sudan la blusa y la camisa entre montañas de expedientes y entre presiones de todo tipo, espurias, corruptas pero también ciudadanas y legítimas, pues también para ustedes nuestra gratitud por su trabajo, fundamental para que este país se transforme.

Afortunadamente también existe el “le cuento…” que suele preceder una resolución afirmativa. Esperamos que el trabajo investigativo del MP nos siga contando que…

Más de Julio Serrano Echeverría:

13 de agosto de 2018, 17:08

Comentar
cerrar