*Causa ajena al COVID-19

  • Guate

Leanna, expareja de guatemalteco, rompe el silencio

  • Por Erivan Campos
26 de octubre de 2019, 10:10
Leanna Marie Sac concedió una entrevista a Soy 502, habló de su relación con el guatemalteco y envió mensajes muy fuertes. (Fotomontaje Erivan Campos)

Leanna Marie Sac concedió una entrevista a Soy 502, habló de su relación con el guatemalteco y envió mensajes muy fuertes. (Fotomontaje Erivan Campos)

Cuando Leanna y Marcos se casaron toda Guatemala hizo comentarios, bromas y burlas sobre esta relación que se redujo a unos cuantos memes.  británica y el guatemalteco le dieron la vuelta al mundo con las fotografías de su boda por el simple morbo; a simple vista, Leanna es una perfecta definición de una mujer bella y Marcos tiene la belleza ancestral de su sangre Maya pura. Para el mundo ella era bella y él no.

¡Cómo podía haberse enamorado de ese hombre! Esto y más ha decidido contar. En Soy502 la entrevistamos y te compartimos sus palabras, aclaraciones y dos fuertes mensajes que verás en video al final de la nota.

RECUERDA SU HISTORIA AQUÍ: 

Entrevista:

¿De qué te enamoras, Leanna?

Pues no me he enamorado muchas veces y cada vez fue distinta. De hecho, no lo sé. Creo que todos somos capaces de amar a casi cualquier persona.

¿Podrías contarnos cómo fue la relación con Marcos?

En primer lugar, nos conocimos en Oakland, California, en la calle, caminando a nuestros trabajos. Definitivamente no fue en la organización donde trabajé, de hecho, cuando empecé a trabajar ahí como voluntaria, ya llevaba un par de años con él.

Esto es un detalle importante para mí porque si yo le hubiera estado ayudando a Marcos en algún proceso legal, sería muy poco ético que empezara yo una relación romántica con él.

 

via GIPHY

Yo tenia 18 años cuando lo conocí, pero fue un año después que nos convertimos en novios. Él era recién llegado a este país y tenia 23 años. 23 me parecía tan grande en ese entonces, pero ahora que yo tengo 28, me doy cuenta que los dos éramos muy jóvenes.

Mi familia quiso que yo aprendiera que una vida con Marcos sería dura y se alejaron de mí por un tiempo, esperando que aprendiera la lección que me quisieron enseñar. Los dos estábamos en un lugar desconocido, él en los E.E.U.U. y yo en una casa con trece personas más (todos eran de Guatemala menos yo). Mientras él aprendió a vivir en este país, yo aprendí a trabajar duro para salir adelante.

El fin de una relación de 8 años

Poco a poco nos fuimos acomodando a las circunstancias. La relación era difícil para los dos y nos peleábamos por diferencias de opinión y valores, y también porque era estresante ser una pareja joven, tratando de formar un hogar, sin tener el apoyo de nuestras comunidades y familias.

Marcos y yo no permanecimos juntos porque somos muy diferentes y no hablo de cuestiones de cultura, raza, idioma, nada de eso. Éramos diferentes en el sentido de que los dos queríamos cosas diferentes en la vida, simplemente, pero la relación duró casi ocho años.

Los dos crecimos, aprendimos y mejoramos nuestras circunstancias. Tuvimos a una hija hermosa (Gwendolyn) , valiente y cariñosa, que es el centro de nuestros mundos. No me arrepiento por estar con él y tampoco me arrepiento porque ya no estemos juntos. No funcionó lo nuestro, pero tuvo que pasar todo lo que pasó para llegar a este punto, y los dos estamos bien.

MIRA SU VIDEO AL FINAL DE LA NOTA

 

via GIPHY

 

¿Marcos y tú se casaron para que él obtuviera la ciudadanía?

Pues en primer lugar, yo todavía no era ciudadana de este país cuando conocí a Marcos. No había forma de arreglarle yo los papeles sin que él tuviera que esperar 10 años en Guatemala antes de poder regresar aquí.

Yo tuve que presionarle por dos años para que se casara conmigo porque él no quería. Decía que no porque nos peleábamos mucho y porque la gente diría que lo había hecho por los papeles.

Además de esas razones, no creo que yo sea tan fea ni de tan mal carácter que necesite comprarme un hombre con papeles. De ahí pueden sacar sus propias conclusiones.

¿Tienen relación actualmente Gwendolyn y Marcos?

Sí, ella vive conmigo 4 a 5 días de la semana y con él 2 o 3 días de la semana. Gwendolyn y Marcos tienen una buena relación y me alegra que mi niña tenga a su padre presente en su vida.

¿Cómo trabajas con Gwendolyn para que no le afecte el racismo?

Pues siempre le va a afectar, como nos afecta de alguna manera a todos. Eso no se puede evitar porque vivimos en un mundo contaminado por injusticia social. Lo que hago es asegurar que esté rodeada de personas positivas.

Hablamos de manera honesta (pero apropiada para su edad) acerca de los prejuicios que existen y por qué existen y cómo superarlos. Siempre he creído que ocultar un problema lo vuelve más grande y que si le digo la verdad consistentemente a Gwendolyn, ella me va a tener confianza en el futuro y así tal vez seré más capaz de protegerle y guiarle mientras crezca.

 

 

¿Qué aprendizajes te dejó la relación con Marcos?

A través de mi relación con Marcos, aprendí quién era yo afuera del contexto limitado de mi familia y mi comunidad. Aprendí a ser valiente y enfrentar cierto rechazo social sin que me diera pena.

Aprendí que yo era capaz de luchar ferozmente por mis creencias y mis seres queridos. También aprendí que el amor no es suficiente para tener una relación sana, que también hay que tener metas y valores comunes.

¿Por qué conservas el apellido de tu exesposo?

Porque es el apellido de mi nena y también porque si pienso casarme otra vez, algún día, y cambiarlo de nuevo, quisiera evitar otro cambio de nombre adicional.

¿Qué opinas de que tu relación anterior se haya convertido en “viral” y tan conocida?

Yo creo que eso dice mucho acerca del racismo que todavía existe en los países latinoamericanos porque todos los días se casan personas latinas con personas que no son latinas y no pasa nada, pero fue porque él es de descendencia indígena que tanta gente tomó interés. Por un lado, hubo muchas burlas y por el otro, mucha gente felicitándome porque “no me importaba” como él se veía, lo que no era cierto.

Mucha gente con buenas intenciones me decía que yo era especial de alguna manera por haberle elegido a él, pero como siempre he dicho, no fue acto de caridad. El hombre me gustó y me cayó bien y ya. Sí me importa la apariencia, como a cualquiera. Simplemente no tengo los mismos gustos que algunos tienen y qué bueno que no, para que no estemos todos peleando por la misma persona.

Conocí a algunas personas muy lindas e inspiradoras a raíz de esos eventos y estoy agradecida por haber tenido la oportunidad de abrir un diálogo acerca de los prejuicios acerca de las relaciones amorosas y cómo deben o no deben ser, según la sociedad.

Tenía ganas de usar mi nueva notoriedad para algo más importante. Por ejemplo, estoy involucrada en el movimiento para los refugiados y migrantes en E.E.U.U. y también abogo por los derechos de las mujeres, las comunidades indígenas y cualquier otra comunidad marginada.

Luego me alejé un poco de las redes porque me di cuenta que a mucha gente le interesaba más saber de mi vida personal que de esos temas. Sin embargo, siempre voy a usar el internet para conectarme con personas que viven lejos. Ahí veo el potencial de desarrollar los movimientos sociales y la solidaridad y entendimiento entre pueblos distintos.

 

MIRA SU VIDEO AL FINAL DE LA NOTA

 

¿Qué opinas de las relaciones interraciales?

Creo que por la mayor parte, son como cualquier relación, pero realmente no sabría decirles yo la diferencia entre relaciones interraciales y intraraciales (cuando los dos son del mismo grupo racializada) porque casi no he tenido otra clase de relación, por lo menos que fuera seria.

Lo que sí pienso es que las parejas y familias multiculturales y multirraciales sirven como un puente entre sus comunidades. Por un lado, es una bendición tener la oportunidad de ser parte de un proceso curativo social. Por el otro, es bastante presión porque cualquier relación es difícil, ninguna es perfecta y algunos se tienen que terminar.

A veces, me he sentido presionada a servir como un ejemplo para los demás, demostrando que sí puede funcionar una relación interracial porque sé que si no funciona, los demás echarán la culpa a la diferencia racial. Entonces yo digo que la mayor forma de apoyar a las parejas interraciales es tratarles como cualquier pareja.

 

 

Transformar un meme en un mensaje poderoso

Podremos repetir, hasta convencernos, que los guatemaltecos no somos racistas, que somos pluri esto y multi el otro y que el racismo es falso porque la mayoría somos mestizos o indígenas, pero sincerémonos por un momento, la discriminación y el racismo forman parte del día a día. Quizá lo notan más fácilmente quienes lo han vivido en carne propia.

En la Guatemala profunda, las desigualdades y las diferencias pesan en el 41% de personas de ascendencia maya (porcentaje que nos convierte en el país de América con más porcentaje de pueblos indígenas). Venimos arrastrando, en nuestra herencia cultural y desde la conquista, una tendencia a que “lo indígena es inferior”. Ya sea en cuanto a homeopatía y salud, a lo religioso y de creencias, lo cultural y dicha tendencia alcanza a los cánones de belleza. 

via GIPHY

 

El guatemalteco promedio desea responder a la belleza nórdica occidental; pensamos que los ojos azules, el cabello dorado y una piel blanca son los mejores rasgos. Nos gusta el cabello lacio, negro y hasta la cintura pero solo si lo lleva una colombiana, si lo lleva una mujer maya, no causa tanta sensación. Queremos ser altos, tener narices respingadas, cejas pobladas, ojos redondos y grandes; ninguna de estas características las del fenotipo de un maya.

Incluso está la famosa frase de “arreglar la raza” cuando alguien mestizo o maya se casa con alguien que responda físicamente a la belleza norteamericana. Bien entonces, cuando un guatemalteco se casa con alguna extranjera provoca cierto morbo, cierto señalamiento. Siendo sinceros, es otro tipo de “sueño americano”.

Consciente de este peso cultural Leanna Marie Sac envía dos mensajes poderosos a las personas que aún guarden racismo en ellos (conscientemente o sin siquiera saberlo) y otro mensaje dulce para aquellos mujeres y hombres que se hayan enamorado de una persona que luzca diferente, que sea de otra etnia o que tenga alguna discapacidad.

ESCÚCHALA CON ATENCIÓN:

Han pasado ya los años y ahora Leanna rehace su vida dándose la oportunidad de amar a otra persona. Sigue entregándonos una cátedra de aceptación, igualdad, equidad y amor puro pues nuevamente se ha enamorado de una persona que luce diferente a ella.

Sin miedo al qué dirán y con un grupo numeroso de seguidores por todo el mundo, Leanna defiende la igualdad de derechos, desde su profesión en leyes y desde sus redes sociales, donde nos seguirá recordando que todos somos iguales aunque por fuera nos veamos diferentes.

Marcos sigue trabajando fuertemente y no pierde relación con su hija, Leanna lucha por un futuro mejor y ambos son testigos, como todos nosotros que el amor surge donde menos lo imaginamos, no sabe de físicos y cánones de belleza y es hermoso mientras dura. Ambos fueron ícono de una relación interracial y nos invitan a no ver colores de piel y amar más.

 

via GIPHY

 

NO TE PIERDAS:

ADEMÁS: 

MIRA TAMBIÉN: 

Comentar
cerrar