18/09/2020

  • Seguridad y justicia

Luis Villagrán, el mexicano defensor de los migrantes

  • Por Fredy Hernández
24 de julio de 2019, 04:07
Luis Villagrán se ha convertido en una buena fuente en la que confían los migrantes centroamericanos en Tapachula. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

Luis Villagrán se ha convertido en una buena fuente en la que confían los migrantes centroamericanos en Tapachula. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

Tapachula es una ciudad que se ha visto inundada por la llegada masiva de migrantes en su mayoría centroamericanos que buscan un mejor futuro para sus familias lejos de sus hogares.

Sin embargo, al tratar de conseguir el refugio y la visa humanitaria, los trámites son tediosos y en ocasiones desconocen sus derechos. Es ahí donde surge la figura de Luis Villagrán, un hombre que se ha convertido en un defensor de los migrantes.

El hombre se moviliza entre dependencias en busca de justicia, así como presionar que las autoridades cumplan con su deber, especialmente en la Comisión Mexicana para Ayuda al Refugiado (COMAR).

“La ley indica que la solicitud de refugio se debe resolver en 45 días, pero aquí se ha vuelto complicado. Tenemos el caso de una muchacha de origen hondureño que viene huyendo de las pandillas de su país. A ella le han dicho que se presente constantemente, pero no le entregan la respuesta. Ya recibió la visa humanitaria, pero aún no le entregan los documentos para estar en el país como refugiada”, explica Villagrán.

Debido al tiempo que ha transcurrido mientras la solicitante espera ser aceptada como refugiada en Tapachula, la hondureña fue víctima de un ataque sexual. Ante esa situación, Villagrán interpuso una demanda contra la COMAR debido al retraso en su funcionamiento.

Villagrán relata que la Fiscalía de Inmigrantes del estado de Chiapas también se ha visto afectada por las denuncias que presentan los solicitantes de refugio al ser víctimas de violencia, discriminación y otros problemas que los agobian. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)
Villagrán relata que la Fiscalía de Inmigrantes del estado de Chiapas también se ha visto afectada por las denuncias que presentan los solicitantes de refugio al ser víctimas de violencia, discriminación y otros problemas que los agobian. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

“Esta parte del Soconusco es la parte más centroamericana de México. Tapachula ya es territorio mara. Aquí ya han venido las maras con su entorno. Que esté la COMAR aquí sirve, pero si se atrasan en los trámites, es fácil que a estas personas los encuentren y los lastimen”, resalta Villagrán.

Citas tardías

El activista añade que el problema está en que no se están agilizando las citas para que las personas puedan solicitar la visa humanitaria, la cual tienen una vigencia de 1 año. Recién recibió el caso de 2 salvadoreños que llegaron escapando de las maras y les pusieron la cita para el 15 de agosto. El día de la conversación fue el 10 de julio, al menos 1 mes para saber si les van a programar la entrevista en busca de apoyo.

Este tipo de inconvenientes se ha convertido en una oportunidad para delincuentes quienes han empezado a falsificar visas humanitarias y las venden a los migrantes para que puedan continuar su rumbo hacia el norte, pero cuando las autoridades verifican estos documentos se revela su falsedad.

“Sabemos que hay un tipo de extorsiones en el Centro Nacional de Migración, ya sea con el consentimiento o no de algunos funcionarios del Instituto Nacional de Migración. Todo mundo está saliendo con documentos falsos porque las tácticas dilatorias del Instituto Nacional de Migración son terribles y la necesidad de estas personas de salir de este territorio es escalofriante”, relata.

Villagrán resalta que cuando este tipo de trámites se realiza en las oficinas del COMAR en Cancún, Oaxaca, Veracruz y Ciudad de México es normal. Se entregan oficios de salida en 15 días.

“Uno llega a la COMAR en Ciudad de México y hasta le ofrecen a uno una tacita de café. Aquí es terrible. Mujeres durmiendo en las calles, una gravedad la crisis humanitaria provocada por la política de militarizar la frontera y el sellamiento de la misma, sin contar con las consecuencias que sufren los pequeños comerciantes tanto de Guatemala como de México que tenían un comercio casi legal”, denuncia.

Coyotaje fortalecido

El activista reveló que debido a la militarización de la frontera con Guatemala, los Coyotes se han fortalecido y empiezan a llevar a los migrantes por rutas más escabrosas y peligrosas.

“Por la frontera entre Belice y México se están llevando a los migrantes se está fortaleciendo a los Coyotes guatemaltecos que están coludidos con falsos abogados que están haciendo de todo para pasar a las personas los sitios que conforman la frontera entre México, Belice y Guatemala. Mucha gente está muriendo, está siendo detenida y otros son secuestrados para pedirles rescate a sus familiares en Estados Unidos”, explica.

Villagrán agregó que existen al menos 90 caminos que conectan los municipios de Guatemala con los de Chiapas por donde ingresan ilegalmente los centroamericanos, pero que son de mayor riesgo.

“La parte que está siendo más utilizada por los Polleros es por el lado de Belice para entrar por Quintana Roo. Allá los falsos gestores les están abriendo los brazos porque allá no hay ningún problema como el que tenemos aquí y allá están llegando estos grupos hormiga de migrantes cubanos, haitianos, asiáticos y centroamericanos por donde se están entrando a México”, apunta.

Detención y deportación

Luis explica que cuando los migrantes son detenidos por las autoridades de Migración, el primer paso es llevarlos a la estación migratoria en Tapachula y luego se realizan las deportaciones. Desde que se agudizó la crisis migratoria, las deportaciones hacia los países centroamericanos se han aumentado hasta en 4 y 5 viajes diarios.

“El muro de Donald Trump es el burocratismo exagerado que conforma el Instituto Nacional de Migración con el retraso sistemático de los trámites migratorios de las personas que quieren hacer las cosas bien porque la ley de migración en Estados Unidos y México no ha cambiado. El asilo político es un derecho humano que cualquier persona que camina por cualquier país del mundo puede acceder”, concluye.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

Comentar
cerrar