25/10/2020

  • Guate

Raúl Carbajal, el hombre que vivía dentro de un carro abandonado

  • Por Fredy Hernández
08 de mayo de 2020, 18:05

Todas las mañanas se levanta muy temprano, toma una escoba, barre y saluda a los perros de sus vecinos. Sin embargo, a partir del 8 de mayo, la situación de don Raúl Carbajal cambió. El hombre de 69 años vivía dentro de un carro abandonado en la zona 5 capitalina, pero dos "ángeles" llegaron para cambiar su situación y darle un techo.

Carbajal trabajaba como mensajero en una imprenta, pero desde que se suspendieron las labores por la pandemia del coronavirus, no ha podido ganar dinero y ha acudido a la caridad para alimentarse y tener un techo donde resguardarse.

Cada día camina algunas cuadras para llegar a un comedor para ancianos en la zona 5, donde conoció a Helga Rinze y Salomón Pinto, dos guatemaltecos que han iniciado una labor para ayudar a las personas de la tercera edad.

“Desde hace un año y cinco meses vivía en este carro que un amigo me dio para poder dormir. Ha sido algo muy duro, pero siempre agradezco a Dios quien no me desamparó y me prestó ese carro para vivir”, cuenta don Raúl.

Don Raúl guardaba sus pertenencias y dormía en este carro donde durmió por varios meses. (Foto: Wilder López/Soy502)
Don Raúl guardaba sus pertenencias y dormía en este carro donde durmió por varios meses. (Foto: Wilder López/Soy502)

Pese a la precariedad, el hombre nunca renegó de su situación y está agradecido con cada persona que lo ha ayudado para que no se quede en la calle.

“En ese lugar no se puede dormir bien, pero no me quejo. Le agradezco a Dios que me haya curado de mis enfermedades, yo padecía diabetes y, en los últimos años se me redujo, aunque un susto me volvió a complicar la enfermedad en marzo”, explica.

  • MIRA EL VIDEO MÁS ABAJO...

El suelo era su cama

Don Raúl confesó muy emocionado al conocer su nuevo hogar en la zona 5 que, después de muchos años, volverá a tener una cama y no se quedará sobre el suelo duro y frío, como lo hacía antes.

“Yo me siento muy contento porque todo esto es obra de Dios al poner a estar personas que me han sacado de ese martirio que me encontraba”, explica.

Su nueva habitación ha empezado a ser equipada para que pueda estar muy cómodo. (Foto: Wilder López/Soy502)
Su nueva habitación ha empezado a ser equipada para que pueda estar muy cómodo. (Foto: Wilder López/Soy502)

Sin embargo, él no se quiere quedar recibiendo caridad, pues dijo sentirse en buen estado físico para seguir trabajando y así volver a generar sus ingresos, para luego hacerse cargo de sus responsabilidades y necesidades.

“Mi último trabajo fue de mensajero, pero cualquier trabajo que me puedan dar de limpieza, de pintura, o cualquier cosa en los que les pueda servir. Yo les pido que me ayuden para salir adelante para comprar mis medicinas. Tengo glaucoma y diabetes”, añade.

Don Raúl tiene dos hijas, pero hace varios años que se fueron a Estados Unidos y perdió la comunicación con ellas. Él reza todas las noches y pide que ellas se encuentren bien y que vuelvan a encontrarse.

El viernes 8 de mayo recibió las llaves de su nuevo hogar, ubicado cerca del mercado La Asunción.(Foto: Wilder López/Soy502)
El viernes 8 de mayo recibió las llaves de su nuevo hogar, ubicado cerca del mercado La Asunción.(Foto: Wilder López/Soy502)

La ayuda

Helga Rinze y su amigo, Salomón Pinto, son los autores de esta obra. Ellos iniciaron hace poco con una campaña para recolectar ayuda destinada a las personas de la tercera edad que, todos los días, van al comedor Bethania, en la zona 5 y tienen muchas carencias.

Helga, una dentista, abrió un grupo en Facebook denominado Bandera Blanca por Guatemala, y a través de ese medio pudo conocer las necesidades de los adultos mayores que se acercan al comedor, pero una de las historias que más le impactó fue la de don Raúl, por lo que acudió a sus amigos y conocidos para brindarle un techo.

Helga Rinze tuvo dificultades hace muchos años y por eso le ha nacido la necesidad de apoyar a las personas de la tercera edad. (Foto: Wilder López/Soy502)
Helga Rinze tuvo dificultades hace muchos años y por eso le ha nacido la necesidad de apoyar a las personas de la tercera edad. (Foto: Wilder López/Soy502)

“Le entregamos su cuarto a uno de los ancianos que estamos ayudando, que llevaba viviendo por años en un carro abandonado. Nos contaba que volverá a dormir en una cama después de muchos años, y les agradezco a todos los que nos han apoyado para lograrlo”, explica la dentista.

El cuarto es sencillo, pero ha sido equipado con un catre, algunos bancos y una estufa para que don Raúl pueda preparar sus alimentos.

Helga y Salomón le dieron a conocer la noticia a don Raúl la mañana del viernes 8 de mayo y él no pudo ocultar su felicidad.
Helga y Salomón le dieron a conocer la noticia a don Raúl la mañana del viernes 8 de mayo y él no pudo ocultar su felicidad.

El adiós y la bienvenida

Antes de partir a su nuevo hogar, Raúl se despidió de su amigo Ángel Palomo, un mecánico quien fue el que le brindó el carro para que pudiera estar resguardado.

“Él vivía con sus hermanos y su mamá en la colonia 20 de Octubre, pero ella se fue a los Estados Unidos donde falleció. Los hermanos vendieron la casa, hicieron la repartición de bienes y Raúl se quedó sin casa. Yo lo conozco prácticamente desde niño y, por la misma confianza que nos tenemos, me pidió que le diera un lugar donde quedarse”, explica Ángel.

Ángel Palomo le brindó un espacio a don Raúl. Ellos se conocen desde la infancia y siempre se han apoyado en las buenas y en las malas. (Foto: Wilder López/Soy502)
Ángel Palomo le brindó un espacio a don Raúl. Ellos se conocen desde la infancia y siempre se han apoyado en las buenas y en las malas. (Foto: Wilder López/Soy502)

Además de un espacio, la familia Palomo le brindaba sus alimentos y le permitía que entrara a la casa para bañarse cuando él lo necesitaba.

Hoy, Ángel está contento por el apoyo que le han dado a su amigo, pero también lo extrañará.

Don Raúl vivirá cerca del mercado La Asunción, en la zona 5, en un cuarto que le rentará otro de los ancianos que acude al comedor Bethania.

  • MIRA AQUÍ EL VIDEO... 

 

Leonardo López le entregó las llaves de su nuevo cuarto.

Don Leonardo López cuenta con un espacio para rentar y ahora alberga a don Raúl. (Foto: Wilder López/Soy502)
Don Leonardo López cuenta con un espacio para rentar y ahora alberga a don Raúl. (Foto: Wilder López/Soy502)

“Me siento feliz y le doy gracias a Dios que él encontrara personas de buen corazón. Yo también he pasado situaciones difíciles, pero no me imagino cómo es vivir en la calle. Hace dos años fui víctima de extorsión, tuve que pagar Q20,000. Hoy aún tengo una deuda de Q8,000. Tuve que empeñar algunas cosas y no las pude recuperar”, detalló Leonardo.

Sin embargo, no pierde la fe en que la situación va a mejorar para él y don Raúl, quien se convertirá, seguramente, en un buen amigo en quien confiar y platicar.

Si deseas apoyar, puedes unirte al grupo en Facebook Bandera Blanca por Guatemala, ya que existen otras personas de la tercera edad con diferentes necesidades de salud, alimentación, vivienda y vestuario.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

Comentar
cerrar