• Voces

¿Será Jerusalén la tierra prometida para Jimmy Morales?

  • Por Daniel Haering
El gobierno de Israel ha dado muestras de agradecimiento y apoyo al presidente Jimmy Morales. (Foto: AGN)

El gobierno de Israel ha dado muestras de agradecimiento y apoyo al presidente Jimmy Morales. (Foto: AGN)

El Presidente Morales vivió en Israel el que sin duda será el momento diplomático más importante de su Presidencia. Tanta fue la pompa que al viaje acudió toda la tropa, loca y no loca.

Toda la familia, con o sin problemas legales, todos los amigos, los aliados, la mancuerna, todos disfrutando de sus días de gloria en tierra sagrada.

Se la han gozado. Poco ha importado que la política de traslado haya sido reactiva, que el fondo haya sido polémico, que parte del mundo nos vea como lambiscones y que los días de ceremonia hayan sido acompañados de muertos.

Todo muy frívolo por parte de la delegación diplomática, más pendiente de las fotos novelescas que de la magnitud mundial del evento. Uno esperaría que al menos esto sirviera para posicionarnos de una mejor manera frente a ciertas potencias, pero parece vana esperanza.

El Presidente no está muy interesado en que la amorosa relación con Netanyahu pueda traerle beneficios a Guatemala. Más bien parece pensar en él y su principal problema: la CICIG e Iván Velásquez.

El Estado de Israel, especialmente el actual Ejecutivo, echará una mano. De hecho, ya la está echando. Ha puesto a trabajar sus mecanismos de influencia para ayudar al Presidente en “su clavo”.

Sin embargo, como pasa tantas veces en la vida, no es lo mismo el anhelo que la acción, la aspiración que la estrategia y verla venir que bailar en ella.

“El Secreto”, ese engendro de autoayuda, es falso. Imaginar las cosas no las hace realidad por ninguna ley de atracción. Pensarlo solo traerá frustración al bienintencionado meditador.

Los mecanismos sionistas en Estados Unidos se ponen del lado del Estado de Israel (redundante lo sé) y sus élites pero no del Presidente de un exótico y lejano país. No en vano dicen que siempre hubo clases.

El Presidente sigue a contratiempo. Necesita que lo que sea caiga contra la CICIG antes de que termine el año. Si no será muy tarde…si no lo es ya.

La tragedia del Presidente Morales, tantas veces tratada en este espacio, tiene otra vertiente: la tragedia estratégica. Todas las jugadas le salen mal, todos los disparos cortos, los tiempos desfasados.

El dinero de CICIG se liberará en EEUU, es posible que la CC ampare a Anders Kompass y el nuevo PGN no podrá hacer gran cosa para frenar la lucha contra la corrupción, solo por nombrar los últimos movimientos.

Desamparado Jimmy también en esto. La tierra de Israel no promete más que unas palmaditas en la espalda y un par de favores más, quizá un futuro asilo, quien sabe.

Más de Daniel Haering:

22 de mayo de 2018, 13:05

Comentar
cerrar